Los Cuerpos de Bomberos

Cada Cuerpo de Bomberos adopta la forma legal de una Corporación de Derecho Privado. De esta forma el Cuerpo de Bomberos está dotado de personalidad jurídica y patrimonio, siendo su principal característica la ausencia de lucro, la voluntariedad y gratuidad de los servicios prestados por sus integrantes.

Estos son integrados por una o más compañías, que están situadas dentro del territorio de la comuna o agrupación de comunas en las cuales prestan sus servicios, contando para dicho fin con bomberos debidamente capacitados, material mayor y menor, cuarteles y toda una organización jerárquica y disciplinada, regulada por sus estatutos y reglamentos.

El núcleo local básico de esta Institución es el Cuerpo de Bomberos. Cada uno de ellos es una corporación privada, con personalidad jurídica y estatutos propios.

Al estar distribuidos a lo largo del país, estos Cuerpos son diferentes entre sí, tanto por la diversidad de emergencias que deben atender, como por el tamaño y características de la comunidad a la que sirven, de la cual obtienen los recursos humanos y una parte fundamental del financiamiento del servicio bomberil.

Una organización diferente

Los Cuerpos de Bomberos se organizan en base de dos principios fundamentales; por un lado, la democracia, según la cual todos los cargos directivos tienen su origen en votaciones de sus bomberos y junto a ella, la jerarquía, para cumplir con las duras exigencias del servicio de emergencia.

La célula básica de la organización bomberil es la Compañía, de las cuales hay alrededor de 1.100 en todo el país.

En una localidad pequeña, el Cuerpo de Bomberos tendrá sólo una Compañía, pero en la mayoría de los casos habrá dos o más.

Las Compañías dependen del respectivo Cuerpo, su máxima autoridad es el Director y las acciones operativas de respuesta a la emergencia están a cargo del Capitán.

Bomberos Voluntarios

Los voluntarios de Bomberos deben estar en todo momento dispuestos a cubrir una emergencia, entregando su vida si es necesario por salvar la de los demás. Esta labor es 100% voluntaria sin recibir nada a cambio y, cada voluntario, es incluso responsable de pagar mensualmente una cuota para mantener su cuartel y costear sus uniformes y material de trabajo básico. Chile es el único país en el mundo en que la totalidad de sus Bomberos son Voluntarios. Somos un ejemplo para el mundo y que nos hace estar orgullosos a todos los chilenos de esta noble y centenaria Institución.