En vigencia desde Marzo 2017

El cambio en la Ley de Tránsito incrementa las exigencias en materia de seguridad para el traslado de niños. La iniciativa también aumenta las sanciones por no llevar a un niño en sistema de retención infantil.

En marzo 2017 entrará en vigencia la segunda parte de un cambio en la Ley de Tránsito que protege a los niños y niñas mientras viajen en el auto, ampliando las edades de traslado en el asiento trasero y en la silla de seguridad y aumentando las sanciones ante el incumplimiento de las nuevas disposiciones.

El cambio en la Ley de Tránsito aumenta las exigencias en materia de seguridad para el traslado de niños, esto, según las autoridades, con el fin de reducir las muertes y lesiones en niños y niñas en accidentes de tránsito, que en 2015 dejó 73 fallecidos entre 0 y 12 años.

El 16 de marzo 2016 entró en vigencia la primera parte de la nueva ley, la que amplió la edad de prohibición de traslado de niños y niñas en el asiento delantero hasta los 12 años.

“Hasta ahora los niños menores de ocho años tenían que ir obligatoriamente en los asientos de atrás. Esa edad se elevó a 12 años y tienen que ir en los asientos de atrás, no pueden ir en los delanteros”, señaló en su momento el ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo.

A partir de marzo 2017 entrará en vigencia la segunda parte de la ley, que obliga a los automovilistas a transportar en sistemas de retención infantil a los menores hasta cumplir los 9 años, o estatura de 135 centímetros y 33 kilogramos de peso. Actualmente deben hacerlo hasta los 4 años.

Por último, la nueva legislación aumenta las sanciones por no llevar a un niño en sistema de retención infantil, pasando de ser una falta grave a una gravísima. Esto equivale a una multa entre 1,5 a 3 UTM (aproximadamente entre 66.000 pesos y 132.000 pesos), más la suspensión de licencia de conductor de entre 5 y 45 días. Igual multa tendrán aquellos conductores que trasladen a menores de 12 años en el asiento del copiloto.